Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

José Álvarez Junco: La ideología política del anarquismo español (1868-1910). I Bases Filosóficas.

Bakunin, noble ruso padre del Anarquismo.

Bakunin, noble ruso padre del Anarquismo.

Madrid, Ed. Siglo XXI, 1976.

Frente a los excesos del idealismo y psicologismo romántico, apareció en Historia el culto a lo cuantitativo y positivo, que de paso rechaza la ideología y su carga de críticas, para poder justificar lo existente como positivo.

Pero en realidad los datos han de ser interpretados y estructurados en Hipótesis y posterior comprobación para crear una disciplina más científica. Algunos autores como Lukacks hablan de “Totalidad”, aunando lo económico, los datos y la ideología.

Este libro estudia la mentalidad, las ideas, la ideología del Anarquismo español, de escasa originalidad doctrinal, ya que depende de los clásicos rusos y franceses e incluso del federalismo español. El anarquismo español fue más una actitud, una táctica que una doctrina.

Bases Filosóficas

1. La idea de Libertad

Individualismo radical y extremo de cada ser humano, que actúa según su propia conciencia sin limitaciones de fuerzas exteriores. Para  Bakunin “el individuo es la única realidad, la sociedad no existe como ente superior a é”l. Para Mella,” la sociedad es una abstracción de nuestra menet”. Para el federal Pi i Margall, “los hombres son ingobernables, todo poder es absurdo y tiránico.”

El Anarquismo, como “impulso hacia la libertad” (Malatesta) se opone al “miedo a la libertad” típico de la mentalidad conservadora. Los anarquistas se llamaban a sí mismos “la rama liberal del socialismo”, teniendo mucho de culminación de la ideología liberal, de no ser por la defensa que hacen los liberales de las  clases sociales y del mantenimiento de la autoridad y la ley.

La Libertad liberal es el derecho a que el poder no se inmiscuya en nuestros asuntos, la libertad democrática el derecho a participar en el poder, y la libertad anarquista el derecho, los medios y la capacidad de obrar.

Los anarquistas parten de la sociabilidad natural del ser humano. Para Lorenzo, “el individuo necesita de la colectividad para alcanzar la plenitud de su ser”. Se trata de una combinación de individualismo y comunitarismo. La libertad individual anarquista se enfrenta a la autoridad, el estado, Dios, el capital, pero no a la sociedad, al asociacionismo, a la libre cooperación sin necesidad del menor autoritarismo, gracias a la armonía natural.

Los instrumentos políticos del anarquismo son el Federalismo y la Teoría de los Derechos Naturales, que son inherentes al hombre, anteriores y superiores a toda ley. Se manifiestan en los instintos, las sensaciones y la razón. El anarquismo supera los derechos individuales del liberalismo:

  1. La igualdad económica es necesaria, no algo formal
  2. Estos derechos no los ha de proteger la ley o el gobierno, sino los individuos solidarios
  3. Hay derechos no reclamados, o reclamados tardiamente por los liberales: de asociación, a la vida, a existir plenamente, a la completa satisfacción de todas las necesidades.

El derecho a la vida plena es el derecho por antonomasia, del cual se deducen el cuidado de la infancia, la instrucción, el trabajo, los instrumentos del trabajo, el fruto del trabajo. El derecho al placer lo desarrollaron círculos de intelectuales individualistas y nietzscheanos.

Los anarquistas atacarán las ideas de divinidad (Dios) y autoridad civil (Estado). Bakunin fundamentó su ataque en el materialismo de Feuerbach, de la ilustración francesa del XVIII, la izquierda hegeliana y el socialismo utópico. Para Proudhon, los tres enemigos de la humanidad son Diios en religión, el Estado en política y la Propiedad en economía. Proudhon también defiende el moralismo kantiano, que sustituye la caridad por la justicia. Para Bakunin, mientras tengamos un amo en el Cielo, seremos esclavos en la Tierra. El Materialismo se convierte en principio indiscutido.

Los anarquistas enlazan con la corriente intelectual que se remonta a Demócrito y Epicuro, tratando de explicar el universo sin la ayuda de lo sobrenatural. Frente al dogma de Dios, aparece el dogma esencialista del Hombre. Según Urales, la razón y el pensamiento acabarán con los residuos animales en el hombre y harán triunfar el cerebro en su lucha contra el cuerpo. Los anarquistas sustituyen a Dios por el Hombre, la Justicia, la Naturaleza, la Razón y la Ciencia.

2 La idea de la Naturaleza

Las leyes e instituciones existen de un modo natural o han sigo creados por la conveniencia de los hombres (de un modo inconsciente o por un pacto formal). La cosa es compleja.

Los pensadores conservadores han preferido lo histórico-convencional (lo útil y posible) frente al orden natural, que lo entienden como una peligrosa elucubración racional.

Rousseau, en cambio, propone lo opuesto, la pureza de lo primitivo frente a la degeneración del mundo civilizado.

Pero, ¿qué es el orden natural? Para algunos es igualitarismo, para otros la ley del más fuerte. En general, el Derecho Natural es percibido como racional, bondadoso, progresista, igualitario y optimista, lo cual servirá a los burgueses del XVIII y a los anarquistas del XIX para criticar la legalidad y las instituciones vigentes como antinaturales.

Los anarquistas materialistas quieren explicar racionalmente la Naturaleza y el Universo para liberar al hombre de las explicaciones religiosas. Los anarquistas tenían una auténtica” fé” en la Naturaleza, la Ciencia y la Razón, y una confianza plena en la bondad natural del ser humano. La Madre Naturaleza sustituye al Padre Eterno. Para Mella, la ferocidad es propia de la civilización, la maldad es antinatural,  mientras que el hombre primitivo es esencialmente pacífico. Para Nicolás Estévanez, “cuando existe la maldad, no se debe a causas naturales, sino sociales”.

Para José Chueca, el egoismo racional beneficia a la sociedad, por que la felicidad de uno es la base y requisito de la felicidad de todos. “Si amo a mis semejantes es porque los necesito, me conviene, me produce placer. En el fondo subyace el apriorismo liberal de la armonía pre-establecida entre los diversos intereses sociales, que ya están abandonando los liberales en favor de un darwinismo más pesimista: que se mueran los feos y los pobres. El Universo y la Naturaleza funcionan armónicamente, y esa armonía será el pivote sobre el que el Anarquismo intentará conciliar la defensa radical de la libertad individual con la organización socialista.

La Justicia suponge la igualdad y reprocidad de derechos entre los individuos. De la Naturaleza y la Razón se deduce inevitablemente la Igualdad. Para Mella, la igualdad de medios no supone la igualdad de resultados, por lo que la consecuencia lógica es la colectivización de los medios de producción. Para el “Anarquismo sin adjetivos” la proporción en el reparto no debe depender del trabajo aportado, sino de las necesides reales de cada cual (comunismo libertario de Kropotkin).

Resumiendo, existen unas leyes naturales, un orden eterno, cuya perturbación por la autoridad es causa de males de todo tipo.

3 La fe en la razón, la ciencia y la cultura.

Bakunin, influído por Hegel, dijo que “todo lo que es natural es lógico, y todo lo que es lógico se realiza o debe realizarse en el mundo real”, una idea realmente optimista. Para Descartes, la razón humana es el único instrumento de conocimiento verdadero. Los anarquistas recogen esta línea de pensamiento, pero también las críticas de Nietzsche, Marx y Freud a la razón como facultad superior a los instintos, emociones y la voluntad.

La razón se encarna en la ciencia. El Darwinismo Social, en cambio, es una pseudo-ciencia para justificar el dominio de la burguesía. La Ciencia produce abundancia, confort, salud y felicidad, liberará al ser humano del trabajo y acabará con las necesidades humanas. El método experimental hará avanzar a las ciencias naturales y sociales. El anarquismo, como el liberalismo, usará el positivismo para acabar con la teología y la metafísica trascendental.

Se identifica la ignorancia con el mal y el saber con la virtud y la liberación. Hasta ahora la cultura estaba sólo al alcance de las clases dominantes, la cultura popular será un logro revolucionario. Junco critica a los anarquistas su exceso de fe en el progreso científico y técnico, del cual desconfiaron los nietzscheanos.

Entre modernistas y jóvenes noventayochistas como Azorín o Baroja se puso de moda el anarquismo. Asi mismo, algunos anarquistas como Anselmo Lorenzo o Federico Urales se acercaron a la creación literaria.

El arte popular ha de tener un ideal fuerte y natural, un fenomeno más social que individual, es crítico, expresión de libertad y rebeldía.

4 La fe en el progreso

Se trata de una fe ilimitada, heredada del optimismo racionalista del siglo XVIII. El avance consiste en el triunfo progresivo de la razón y la libertad. La ley que rige al avance es la de los 3 Esadios de Comte. El  progreso técnico y las ciencias físico-naturales solucionarán el problema económico  de la escasez , todo lo cual irá paralelo el perfeccionamiento moral (pensamiento bastante pueril).

Los anarquistas aceptan a Darwin por explicar de forma no religiosa el origen del hombre, pero lo rechazan por que está en contra de la idea de armonía natural. Para Rousseau, el hombre ha de pasar de la libertad natural y salvaje a la libertad civil de la civilización. La I Guerra Mundial supuso un fuerte revés a estas teorías progresista, que los liberales ya habían avandonaod, porque ya habían conseguido sus objetivos, pero los anarquistas perseveraron en ellas. Actualmente, los libertarios comparten con  Orwell o Huxley los miedos a unas sociedades técnicas que ya sólo defienden los grupos tecnócratas conservadores.

Bakunin cree que las ideas dirigen la marcha del mundo, idea que influyó mucho en lo ácratas españoles. Así, para Soledad Gustavo, “las revoluciones no son hijas del estómago; son hijas del pensamiento”.

Para Pi i Margall, “todo progreso empieza por la negación individual de un pensamiento colectivo”. Para Valentín Daza, las dos fuerzas motrices del progreso humano son la evolución del pensamiento y el principio de rebeldía. La educación  la propaganda siempre tendrán un papel relevante en el Anarquismo. Pero a las ideas ha de acompañar la acción del proletariado. Como dice Mella, “lo que hace falta son ideas, ideas e ideas; accion, accion y acción”.

A diferencia de la dialéctica hegeliano-marxista, en el anarquismo no hay principios contrapuestos en conflicto, sino un solo principio de progreso lineal y armónico que avanza inexorablemente. Los anarquistas se consideran continuadores de la Revolución Burguesa y de la ideología liberal. En España coincide la visión de la Historia del liberalismo radical (republicanismo federal). Para Anselmo Lorenzo, “el problema político del mundo quedó solucionado en 1789”, pero entonces se planteó el prob lema social por la renuncia que hizo la burguesía de sus ideales progresivos: libertad, igualdad, fraternidad.

El progreso será fruto de la voluntad , pero se acepta también el determinismo social para eximir de responsabilidad a los delincuentes. Tanto para anarquistas como marxistas creen en la inevitabilidad de la revolucion,  liderada por las ideas si bien para los primeros.

5 La moral anarquista

Es la obligación moral de obrar para conseguir una sociedad mejor. La filosofía racionalistas del XVIII (Hobbes, Rousseau, Hume, Kant…) se concreta a mediados del XIX en tres líneas:

  1. Positivismo altruista de Feuerbach o Comte. Moral científico-naturalista.
    1. Para los anarquistas, la razón es la única autoridad moralopuesta a la autoridad de los textos sagrados. Llega a  España por la línea Kant-Proudhon-Volney y permite contener las bajas pasiones de la animalidad.
  2. Moral del bienestar: Adam SmithBentham, Stuart Mill, Fourier o Proudhon. Visión organicista y armónica,, utilitarista y de egoismo ilustrado. Representada en España por los krausistas. La caridad cristiana (comformismo y resignacion ante una sociedad no-igualitaria) se convierte en el XVIII en simpatía y altruísmo, y en el XIX en  fraternidad.
    1. Kropotkin elabora hacia 1890 el concepto de Solidaridad, pero también defiende el Utilitarismo, aunque eliminando el concepto de competitividad. La Solidaridad se basa en la igualdad, es una ley biológica opuesta a la lucha por la vida.
  3. Vitalismo pesimista: Carlyle, Schopenhauer y Nietzsche. Opuesto al Recionalismo, valora la libre voluntad individual, los impulsos vitales y pasionales, la satisfacción de las necesidades orgánicas.
    1. “Vencer las pasiones sería vencer la Naturaleza” (Urales), “La moral cristiana mata las pasiones” (T. Nieva). El vitalismo nietzscheano llega con fuerza a España a partir de 1903 de la mano de Guyau. Joan Montseny y Teresa Mañé serán sus portavoces con su Revista Blanca, exaltando la vida, lo natural, el cuerpo, la salud, el hedonismo y el individualismo.

La moral revolucionaria

Se condenan los principios de la organización social actual como causantes del “mal”. Es la versión moderna del viejo derechoa a la resistencia. Hay dos corrientes dentro de la moral anarquista:

  1. Solidaria y puritana. De inspiracion cristiana. Elementos mesiánicos y místicos: fe en una revolución inmediata, ansia apostólica de sus propagandistas,  búsqueda del paraíso.  El campesino y el proletariado no confía en las instituciones, pero mantiene una moral tradicional, practican un rígido moralismo basado en el trabajo y la solidaridad. El trabajo libre se acabaría conviertiendo en placer. Cristo es visto como defensor de los humildes, del amor y de la solidaridad
  2. Individualismo nietzscheano. Ética basada en el placer. Se critica a Cristo por su mansedumbre, resignación y moral de esclavos. La nueva moral se ha de basar en el hedonismo, egoísmo y la plena expansión de la personalidad individual y de la liberación de las pasiones. Blázquez de Pedro dice que el continuo trabajo deforma y enferma y quita tiempo a la educación, la vida, el juego, el arte, el placer. El único placer bueno sólo será el que tenga un límite diario.

Tanto unos como otros coinciden en la licitud moral del robo.

6 Armonía, Espontaneidad y Solidaridad frente a las condiciones pesimistas

El darwinismo fue acogido inicialmente con entusiasmo por los anarquistas porque el hombre pasaba a ser dominador del mundo. Pero el darwinismo aplicado a la realidad social suponía que la desigualdad era consecuencia de la ley natural y de la victoria del fuerte sobre el débil. El darwinismo social de Spencer acabaría desembocando en el racismo. Los anarquistas no opinaban lo mismo:

  1. No existe lucha por la existencia porque la naturaleza es buena y armoniosa. La fe en la abundancia se usa para negar los postulados de Malthus.
  2. La lucha existe en la Naturaleza, pero sólo de un modo excepcional, y  acabará desapareciendo.
  3. La burguesía no compite mejor en la lucha por la subsistencia, sino que parte de una posición con ventaja.

Para Kropotkin es la Cooperación, y no la Lucha por los abundantes recursos de la Naturaleza, lo que mejora a los individuos y los grupos. “Los más aptos no son los más fuertes físicamente, sino los que mejor aprenden a unirse y sostenerse mutuamente”.

Stirner y Nietzsche estaban de moda entre los intelectuales y artistas jóvenes españoles de finales del XIX: Jaume Brossa, Maeztu, Pío Baroja (“Mi moral consiste en satisfacer todos mis instintos sin preocuparme para nada del prójimo”), Azorín, Rusiñol, Joan Maragall, Benavente, Gómez de la Serna, Julio Camba…. Les atraía por su individualismo externo, de hecho, desde 1893 y hasta 1906, se identificaba el anarquismo con el egoismo violento, el desprecio a los valores morales cristianos, el intento de fundar una nueva ética y estética basados en la fuerza, el egoismo violento y la sensualidad.

Puntos de convergencia entre Anarquismo y Nietzscheanismo:

  1. Revolución individual interior, fundamento de una rebeldía total frente a la autoridad externa.
  2. Defensa de los instintos vitales frente a los convencionalismos sociales
  3. Exaltación de la fuerza, la acción, la lucha y la rebeldía frente a la vulgaridad, moderacion, palabrería, pasividad y conformismo reinantes. Prometeo frente a Cristo. La acción es importante por ser un ejemplo propagandístico para las masas oprimidas, de ahí la “propaganda por el hecho”.
  4. Crítica al cristianismo: se glorifica al primer gran rebelde, Satanás.

Urales defiende el individualismo de Nietzsche, pero acaba tachándolo de reaccionario a partir de 1903 por su falta de solidaridad:

  1. El aristocraticismo nietzscheano choca con el postulado  de igualdad anarquista. Ambas ideologías son individualistas, pero sólo el anarquismo es igualitario.
  2. El egoísmo absoluto puede provocar el desprecio hacia los demás, lo que va en contra de la solidaridad anarquista.
  3. La corriente nietzscheana ataca a la razón, la ciencia y el progreso y defiende la lucha y el combate, todo lo cual le conecta con el darwinismo social y el irracionalismo fascista.

Pero no se había de olvidar la otra corriente, la humanitaria-comunista de Kropotkin.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 12, 2013 by in anarquismo, filosofía, historia and tagged , , , , , , , , .
%d bloggers like this: