Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

José Álvarez Junco: La ideología política del anarquismo español (1868-1910). IV Organización y tácticas revolucionarias.

aitOrganización y tácticas revolucionarias

14. El Espontaneismo y la Organización Revolucionaria No Autoritaria

La armonía lleva al espontaneismo: fe en el pueblo y en sus modos instintivos de hacer política, sin dirigentes, sin procedimientos definidos.

Espontaneismo implica flexibilidad en las tácticas y desconfianza radical hacia cualquier líderazgo político. “La emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los trabajadores mismos”. De todos modos, el progreso siempre lo realizan las minorías, individuos rebeldes o disconformes. Pellicer incluso llega a afirmar que “la muchedumbre es siempre pobre e ignorante, supersticiosa, conservadora y reaccionaria” y J. Prat que “si el pueblo no fuese imbécil, ¿se habría dejado esclavizar y explotar durante tantos siglos?”. En realidad, lo que se reprocha a las masas es su pasividad, y se les incita a obrar por cuenta propia rechazando liderazgos. Así, para Urales, los individuos son la idea y la masa es la acción, y nada es la una sin la otra.

Etapas de la organización revolucionaria anarquista:

  1. 1870-72: Organización burocrática indiscutida. La base es la sección de oficio (trabajadores de un mismo ramo y localidad)., que mediante sucesivas federaciones, se integra en la Federación Regional y finalmente en la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT). Esta organización había de ser la base de la sociedad futura.
  2. 1872-74: La lucha contra las tendencias autoritarias. Los marxistas son expulsados de la AIT
  3. 1874-81: La clandestinidad y la forzosa acentuación del dirigismo alilancista.
  4. 1981-83: Nueva organización burocrática de un movimiento obrero ahora legalizado
  5. 1888-90: La fobia antiorganizativa provoca críticas al autoritarismo burocrático de la FTRE (Federación de Trabajadores de la Región Española) que finalizan con su disolución en 1888. También contribuyó a ello su ineficcia para enfrentarse a la Restauración. Las palabras organización y revolución no encajan. La palabra relaciones parece mejor. Sólo el libre pacto, pasajero y alrededor de un objetivo concreto, debe unir a los revolucionarios.
  6. 1900-1910: Resurgimiento de la organización. EN 1907 surge la Solidaridad Obrera, que se convertirá en CNT en 1910. Desde 1910 se vuelve a valorar a las organizaciones, aunque con reticencias:. La FAI (Federación Anarquista Ibérica), de un anarquismo purista, se creó en 1927  para intentar dirigir la CNT:

15. La Acción Directa: El Antipoliticismo

El principio político más importante del Anarquismo es la Acción Directa. Ya Owen oponía la política parlamentaria a la lucha económica mediante una organización sindial, las 8 horas como objetivo y la huelga como arma. En España ya desde 1835 encontramos recomendaciones a favor de la indiferencia política, aunque los obreros suelen colaborar con los demócratas-republicanos. Pero tras la Revolución de 1868 triunfa el internacionalismo revolucionario bakuninista y apoliticista. Los trabajadores se desilusionan con la forma republicana, los partidos políticos y las elecciones.

La constitución de la Federación de la Región Española (FRE) en 1870 se declara en contra de la lucha política. Marx logra que la AIT adopte la posición política en el congreso de Londres de 1871. Y en el de La Haya de 1872 consigue expulsar a Bakunin y a Guillaume.

Para el anarquismo, la acción directa antipolítica supone el enfrentamiento inmediato de capitalistas y trabajadores, la actuación del pueblo por sí mismo sin delegados intermedios, poner en cuestión los fundamentos parlamentarios del sistema.

La Acción Directa puede ser:

  • violenta: sabotaje, terrorismo
  • pacífica: contratación colectiva, agitación propagandística
  • intermedia: la huelga

Son luchas económicas, no políticas, de agitación permanente. Entrar en el sistema de oder para reformarlo desde dentro implicaba aceptar tácitamente sus premisas. Votar es el máximo acto de pereza posible. “Por muy limpia que sea una criatura, si cae en el seno de la charca tiene que enfangarse”.

Claves del Antipoliticismo anarquista

  1. El movimiento obrero no debe tener por objeto la conquista del poder político, ni mediante el Parlamento ni mediante el golpe de estado. “No queremos el privilegio para nosotros sino la justicia para la humanidad”
  2. El movimiento obrero no debe concertar alianzas con partidos ni militares, salvo campañas antibelicistas, anticlericales o de derechos humanos.
  3. No se debe colaborar con el estado ni confiar en él para resolver los problemas sociales, ya que es un instrumento de la burguesía que no cura los males sino que los crea. No hay que reformar el sistema, hay que eliminar los privilegios.
  4. Abstencionismo electoral. La emancipación humana no puede salir de las urnas, sino de la revolución triunfante. “O votáis nuevos tiranos o botáis a todos los tiranos  y os hacéis libres” (Lorenzo).

Indiferencia ante los distintos regímenes y formas de gobierno

Lorenzo tiene claro que “la burguesía se emancipó por la revolución, no por la política”. Pero algunos anarquistas admiten a la democracia burguesa un carácter relativamente progresivo. Proudhon defendió la necesidad de ir al Parlamento.

El anarquismo español entre 1870 y 1910 prefiere la República a la Monarquía. La Revolucion política de 1789 se ha de completar con la Revolución social. La República de 1873 fue bien recibida por los anarquistas, aunque primero con cautela y finalmente con desilusión. La represión de la inventada Mano Negra en 1884 y el ajusticiamiento de 6 anarquistas en Chicago en 1886 acabó con el buen rollo con el republicanismo.

Según Prat, la diferencia entre los republicanos y los anarquistas es que nosotros somos anticapitalistas y por eso se nos ha ahoracado en países republicanos”.  La instauración del sufragio universal en 1920 no modificó el antipoliticismo anarquista.

En 1905 hubo una gran polémica en Barcelona debido a una coalición con elementos republicanos para defender  legalmente a los obreros de las detenciones arbitrarias, pero duró poco.

EL marxismo, en cambio, defendió la necesidad de la utilización del sistema político burgués para lograr reformas o posicionarse de cara a la revolución social. llegando a alianzas con partidos republicanos liberales.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 19, 2013 by in anarquismo, historia and tagged , , .
%d bloggers like this: