Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

Manel Cruells: La societat catalana durant la Guerra Civil

Barcelona bombardeada durante la Guerra Civil

Barcelona bombardeada durante la Guerra Civil

Barna, Edhasa. 1978

Primera Parte

Cruells perteneció a la FNEC y al BEN, organizaciones estudiantiles que no estaban bien vistas por la clase obrera. En el centro de Barcelona luchaban las fuerzas de orden público y los partidos nacionalistas (ERC. USC): las organizaciones obreras en las barriadas. Ambos grupos estaban muy diferenciados: modo de vestir, estilo de vida, teléfono, estudios…

Los anarquistas eran los mejor organizados. El 19 de julio de 1936, Dencàs y Estat Català lucharon junto a la FAI, aunque hasta hace poco eran enemigos. La sociedad catalana estaba en contra de la quema de Iglesias, los robos y los asesinatos cometidos por los que se aprovecharon de la revolución.  Las empresas extranjeras, en cambio, fueron respetadas. También hay que reconocer que desde el 25 de julio de 1936, la CNT/FAI intentó frenar  la violencia indiscriminada y el pillaje.

La mayoría de la Pequeña Burguesía se alegró de la victoria republicana (los falangistas eran cuatro gatos). Pero también se inquietaron por lo que estaba sucediendo, de hecho, se generalizó la indumentaria obrera. La revolución obrera se dió sobre todo en los signos externos. Algunos pequeños y medianos propietarios se adaptaron a la nueva sociedad, pero otros se pasaron de bando.

Si la Generalitat hubiera intentado recuperar el poder, se hubiera tenido que enfrentar a la CNT/FAI.
Pero la clase media se quedó en casa a ver qué pasaba. Los separatistas estaban desunidos (Nosaltres Sols!, Partit Nacionalista Català y Estat Català). Los católicos estaban en semi-clandestinidad: Acció Catalana (intelectuales burgueses, conservadores y poco concienciados socialmente), Palestra, UDC (quedó al margen). “La majoria, la inmensa majoria de la població catalana, es va quedar a casa amb temor, amb expectació, esperant els esdeveniments, intuint que s’estava produint un fenomen greu a la nostra societat”.

La persecución de todo lo religioso hace que también se persiga a gran parte del catalanismo, muy vinculado a la Iglesia. Ello obligó a muchos a pasarse al enemigo, aunque por tradición, catalanidad y sentimiento liberal lo lógico es que se hubieran quedado en el lado republicano.

El clero catalán no era reaccionario, sino catalanista y liberal, y su partido era la Unió Democràtica de Catalunya (su órgano era “El Matí”). Su dirigente Carrasco i Formiguera fue un triste ejemplo de la situación: se le alejó enviándolo al País Vasco, pero en el camino fue detenido y después fusilado por los franquistas.  La pequeña burguesía católica y nacionalista tenía escondidos frailes y carlistas.

Entre julio y septiembre de 1936, cohabitaron dos poderes en Catalunya:

  • El poder republicano: el Gobierno de la Generalitat, la burguesía y la pequeña burguesía (ERC). Esperaban que la revolución se iría desgastando.
  • El poder revolucionario: el Comité de Milicias Antifascistas (CMA)

Ante la hostilidad anarquista, los partidos políticos de la clase media y los intelectuales se aliarán con el PSUC y la UGT, e incluso se afiliarán a ambos para resguardarse. De esta alianza saldrá beneficiado el segundo, mientras los primeros se irán debilitando progresivamente. Los partidos católicos o de derechas quedaron fuera de la ley, excepto Estat Català porque estaba armado hasta los dientes, y pretendía dar un golpe de estado para reconducir la revolución. La mayoría de militantes de La Lliga se pasaron al enemigo.

Para Cruells, las masas  catalanas eran la clase media, mientras la CNT-FAI era anticatalanista, anticatólica y formada por no-catalanes. Hubo una competencia muy agresiva entre UGT y CNT.

Tras la partida hacia Zaragoza de la columna Durruti-Pérez Farràs, se establece un orden revolucionario. La Generalitat y su Conselleria de Cultura (Ventura i Gassol, que acabó abandonando el país) lucharon por salvar gente, obras de arte y edificios.

Segunda Parte

Estat Català era un partido de ideología difusa, que no fue aceptado en ningún organismo post-revolucionario y que intentó catalanizar y ordenar la revolución.. La Generalitat fue dominada por los anarquistas, y luego por los comunistas. ERC, liderada por Tarradellas, sí participó en el Comité de Milicias Antifascistas, pero nunca consiguió el protagonismo que buscaban.

El ideario anarquista pretendía abolir la propiedad privada, pero en realidad subsistieron todas las instituciones burguesas. Ya desde el 09/08/36 la CNT/FAI intenta tranquilizar y atraer a la pequeña burguesía catalana, que se libró con todo el entusiasmo posible a la nueva situación: “Pugnamos por la colectivización inmediata de los grandes latifundios, pero respetamos la pequeña propiedad y la iniciativa privada”. Sólo al final de la guerra, desengañada de todo, la pequeña burguesía se tornó indiferente e incluso a veces hostil a la República. Pero su primera adhesión al Gobierno Autónomo le costó caro cuando vencieron la alta burguesía y los militares.

El hombre medio, normal, no siguió el ritmo de la revolución, pero por otro lado, la pequeña burguesía se radicalizó ante la provocación del alzamiento militar. El PSUC se presenta como un partido de izquierdas, pero también de orden y de seny, que quiere reconducir la revolución obrera hacia los intereses de la clase media catalana. Según el ideario imperante en la URSS estalinista, primero había que pasar por una revolucion burguesa antes de llegar a la Dictadura del Proletariado.

Madrid temía al anarquismo y al separatismo de Catalunya, y por ello la saboteaban financieramente. Tanto ERC como CNT o el POUM eran conscientes y denunciaron que la industria catalana de guerra pudo trabajar muy poco. Desde el Gobierno Central, se contemplaba a Catalunya con recelo y desconfianza. con El 5 de septiembre del 36, hubo una gran decepción por la retirada de Mallorca, ya que se luchaba con un ideal pancatalanista.

El 1 de octubre del 36 empiezan a haber grandes colas para conseguir comida. El 20/10/26 se disuelve el CMA. Estat Català prepara un golpe paramilitar (que fracasa) en Barcelona junto a la Lliga, pero lo que parecía la inminente caída de Madrid hace que la Lliga se decante definitivamente por el bando franquista.

El 31/10/36 se bombardea Roses desde el mar, lo cual causa conmoción en la sociedad catalana, que quiere canalizar constructivamente la revolución. La CNT vió morir en los añs 20 unos 750 dirigentes sindicales catalanes, por lo que ahora en los 30 no había dirigentes catalanes cualificados.

El 10/11/36 aumenta desproporcionadamente el precio de los alimentos. La sociedad catalana pierde el entusiasmo y empieza a adoptar actitudes pasivas, como escaquearse de ir a la guerra.

Mientras decrece la actividad en el frente de Aragón, en la retaguardia están llenos cafés, cines y teatros. El PSUC consigue la clave Conselleria de Governació. El 19/01/37 un barco bombardea por primera vez Barcelona. Poco después, Mussolini dice que no tolerará una España comunista ni una Catalunya independiente.

Desde el 27/01/37 (hechhos de la Fatarella), las colectivizaciones rurales dejan de imponerse a la fuerza, y se permite a los pequeños propietarios rurales salir de la colectividad. El PSUC empieza a propagar una psicosis de desorden para responsabilizar a la CNT.

Tercera Parte

Tras los hechos de mayo de 1937, los comunistas ya controlan todos los resortes del poder, y se vuelve a una típica sociedad de pequeña clase media. Barcelona empieza a sufrir grandes bombardeos y aumenta la especulación con los alimentos. La pequeña burguesía se desengaña e incluso empieza a ayudar a la 5ª Columna.

En Barcelona se produce el pánico cuando se rompe el frente de Aragón, se ocupa Lleida y las tropas franquistas llegan al Mediterráneo. Ya antes de la Batalla del Ebro se veía perdida la guerra, incluso algunos ya preparaban la clandestinidad.

Barcelona estaba cansada de tanta hambre y tantos bombardeos, y además tenía más de 1 millón de refugiados. En octubre el 38, tanto el gobierno catalán como el vasco veían con hostilidad al gobierno de Negrín, y se decía que estaban buscando una paz por separado. A finales del 38, una Barcelona agotada esperaba que todo acabase cuanto antes, no había espíritu de resistencia, ya daba igual Franco que Negrín. Separatistas y anarquistas no querían seguir luchando, si bien muchos de ellos acabaron fusilados por los franquistas.

  • Calvo Sotelo: “Prefiero una España roja antes que rota”
  • Negrín: “Prefieron nuestro exterminio a la desmembración de España”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 25, 2013 by in catalunya, historia and tagged , , , , , .
%d bloggers like this: