Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

Martin Gardner: ¿Por qué no soy solipsista?

Berkeley

Berkeley

“El solipsismo es la creencia insensata que sostiene que sólo existe uno mismo. Todo el reso, la gente incluída, es una ficción insubstancial de la mente del individuo, que es la única cosa cosa verdaderamente real. Es casi creer que uno mismo es Dios; y que yo sepa, nunca ha habido un solipsista auténtico que no haya acabado en una institución mental o que en el pasado no haya estado considerado loco.”

Por qué entonces se le dedica tiempo a este tema? Tal vez porque es difícil refutar racionalmente el solipsismo. Todo lo que sabemos del mundo lo recibimos por nuestros sentidos, es nuestro mundo fenoménico. Incluso sólo podemos saber que existimos ahora, no ayer ni mañana.

Ahora bien, ni siquiera de eso podemos estar seguros. Tal vez seamos sólo un sueño de algún Dios. Hay hindúes que creen que el universo entero no es más que un sueño de Brahma, y que desaparecerá cuando Brahma despierte.

El Rey Rojo se pasa durmiendo durante todo el cuento, por lo que le dicen a Alicia que sólo es “algo” dentro del sueño del Rey.

Aristóteles, en cambio, sostenía que detrás de los fenómenos de la percepción hay un mundo material con existencia independiente. La materia ha existido antes de que existiesen los seres humanos y seguirá existiendo aunque los seres humanos dejen de existir. Platón defendía lo mismo, pero también que existían de modo independiente las ideas universales (como el número “tres”). Con matices, pero ambos filósofos son realistas.

La cosa se empezó a torcer con Locke, y sobre todo con Berkeley, que vió claramente que todo lo que podemos saber de un objeto material (peso, color) es justo aquello que aprendemos mediante nuestros sentidos. Berkeley sentía aversión a que algo pudiera existir sin una mente que lo perciba. Sería algo estupido y sin sentido. Para Berkeley, “ser es ser percibido”. Pero lo que no percibimos lo puede percibir la mente de Dios. Si aceptamos a Dios, todo el mundo exterior pasa a tener sentido.

Un filósofo más actual, Carnap, insiste en que las estrellas continuarían su curso celeste aunque todas las mentes desapareciesen. El subjetivismo solipsista refleja un narcisismo que, extrapolado a un grado extremo, podría llevar a la locura. Es más conveniente, empírico y saludable pensar que la realidad existe más allá de si la percibimos o no.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on June 9, 2014 by in filosofía and tagged , , .
%d bloggers like this: