Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

Fredy Perlman: El persistente atractivo del nacionalismo

pearlmanPerlman fué un activista político, cercano al anarquismo primitivo y al Situacionismo, nacido en Chevoeslovaquia pero que desarrolló su actividad principalmente en USA.

En este libro de 1984 defiende lo primitivo y la Naturaleza y critica duramente el nacionalismo, pero no es muy claro en ese propósito, ya que en realidad sus argumentos van en contra de la acumulación original del Capitalismo. La derrota del nacionalsocialismo alemán y el fascismo italiano demostrarían el descrédito para siempre del nacionalismo. Pero ha resurgido con la idea de liberar a los oprimidos por el Imperialismo. El Nacionalismo consigue que el trabajo se convierta en una obligación nacional para ser llevada a cabo con alegría.

El nacionalismo y la raza dan identidad, relaciones, comunidad, es un logro para los desposeídos culturalmente que no encuentran otros proyectos que les llenen.

El Estado y la Iglesia Católica de España y Portugal, en la época de la conquista de  Hispanoamérica, tenían dos metas contradictorias: la conversión y el saqueo. Aún así, consiguieron las dos. Luego vinieron Francia, Holanda, Bélgica, Inglaterra… Todos estos países consiguieron, mediante el saqueo de los pueblos colonizados, una acumulación primitiva del capital, básica según Marx para dar origen al primer Capitalismo.

Las anteriores lealtades feudales se convirtieron en lealtades nacionales entre personas de una misma raza, religión, idioma o costumbres. Hitler y los sionistas adoptaron el esencialismo de la raza para configurar sus naciones.  Los marxistas fueron partidarios de que la burguesía se librase de los lazos feudales, para que se dieran las diferentes fases de evolución social que dictaba el Materialismo Histórico.

Antes de la colonización de ultramar, el primer capital se sacó de las colonias internas, sobre todo arrebatando tierras a campesinos y expropiando y expulsando a judíos y musulmanes. El Nacionalismo sirvió para justificar este doble despojo.

La URSS, por ejemplo, no tenía colonias, por lo que transformó todo el país en una inmensa colonia interior. Primero expropió a la nobleza, luego a a los propietarios rurales (kulaks), luego al resto de campesinos y también a los contrarrevolucionarios, que además encerró en campos de trabajo.

Japón, por su parte, miró sobre todo a la decadente China, cuyo norte acabó invadiendo.

La Italia fascista se concentró en la cercana África. Los nazis se concentraron en sacar el dinero a los judíos, que tenían posesiones dignas de ser saqueadas. Los estadounidenses, dirigidos por George Washington y Thomas Jefferson, habían hecho algo parecido al deportar, expropiar y exterminar a los indígenas, pero los nazis lo hicieron de un modo más científico y con una mejor tecnología.

George Whasington: “… la gradual extensión de nuestros asentamientos harán que los salvajes, como el lobo, se retiren; siendo los dos bestias de presa [la otra son los indios], aunque difieran en forma.”

Thomas Jefferson: “… si alguna vez nos vemos obligados a levantar el arma contra una  tribu, nunca la bajaremos hasta que esa tribu haya sido exterminada, o conducida más allá de nuestros dominios…”

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on July 26, 2014 by in anarquismo, Política and tagged , , , .
%d bloggers like this: