Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

Bernard Voyenne: Historia de la Idea Europea

Zeus raptando a Europa.

Zeus raptando a Europa.

1 La Europa Ecuménica

Una civilización es aquello que tiene conciencia de existir como un todo distingo. Europa desciende de tres constituyentes:  la comunidad panhelénica, el mundo romano y el cristinismo.

1.1 El mundo griego

Europa es raptada por Zeus bajo forma de un toro blanco. De sus amores surgió la primera dinastía cretense, cuna de nuestra civilización. Los griegos se convirtieron en una comunidad cuando se dieron cuenta de que  adoraban a dioses comunes. Luego, las invasiones persas consiguieron la formación de ligas defensivas que enseguida se deshacían en cuanto los persas se alejaban. Fueron Filipo y Alejandro los que consiguieron por la fuerza la unidad que las polis libres no habían logrado.

Sin embargo, el pueblo griego fue el primero en concebir la autonomía de la razón, creando así, la filosofía, la ciencia y el arte… y la política.

.1.2 La paz romana

Si Grecia fue el germen de Europa, El Imperio Romano fue su matriz, el lecho en el que luego se acostó el cristianismo. Durante siglos, Europa guardará la nostalgia de esa unidad originaria. Pero también hay que recordar lo que dijo Proudhon: “la Pax Romana fue la lúgubre paz de las tumbas” de un Imperio unitario, centralista y brutal. Roma ha fundado su carrera en el desprecio de la ley y el contrato de los demás, hasta que las legiones romanan imponen su propio orden, que sí hay que obedecer.

Sólo había ciudadanos romanos y enemigos (hostes). Y dos tipos de enemigos: los bárbaros (extranjeros sin derechos) y los peregrinos (peregrini), a su vez divididos en deditices  (pertenecientes a naciones vencidas) y barbaros a secas (de naciones socias o federadas con Roma). En el año 212 d.c., Caracalla concedió la ciudadanía romana a todos los hombres libres del Imperio menos a los deditices.

Será el Cristinanismo quien lleve esta tendencia a su fin último: todos los hombres tienen un Padre común y son, por tanto, iguales.

3 El ensayo de restauración carolingia

En 732, el rey franco Carlos Martel, gracias a una coalición de francos, celtas, íberos y sajones, consigue frenar a los árabes en la batalla de Poitiers, tal vez la primera batalla que se puede considerar europea. A Carlos Martel le sucede Pepino el Breve, y a éste Carlos el Grande (Carlomagno), el padre de Europa, que aumenta enormemente los dominios recibidos y que se corona emperador en Roma el año 800.

Pero este Imperio no es el Imperium Romano que renace, es ya Europa. Con capital en Aquisgrán, es más un Imperio bárbaro que latino, pero defensor del Papago Romano que le da legitimidad. Carlomagno fué aún más brutal que los romanos en su afán unificador, pero se encontró con una gran diversidad cultural e idiomática.

Tras la muerte de Carlomagno, el Imperio se divide, y surgen Francia y Alemania de los pedazos, además de un imposible reino de Lotaringia que iba desde Holanda hasta Lombardía. Alemania tendrá la supremacía europea, bajo el pomposo nombre de Imperio Sacro Imperio Románico-Germánico, hasta la llegada de Carlos V.

La línea de creación de la idea de Europa se empieza a perfilar: Roma, Carlomagno, Carlos V, Napoleón,Guillermo II

4 La cristiandad como voluntad y como realización

El principio unitario de Europa es espiritual, es la suma de Roma y los bárbaros. Dicen que 1214 es la fecha en la que aparece el primer sentimiento nacional, el de los franceses tras vencer a Otón IV.

La época feudal suponía la división del poder político desde los más humildes vasallos y barones hasta duques, reyes, el emperador, el Papa y finalmente Dios por encima de todos. Apenas las órdenes militares, una especie de policía internacional, daban un poco de unidad al cristianismo. La guerra en le Edad Media era algo endémico.

5 Laicización de la cristiandad y renacimiento de Europa

A partir del siglo XIII, la Iglesia empieza a perder poder. Por esa época aparece el abogado Pierre Dubois, el primero en concebir una confederación de reinos desvinculada de toda tutela exterior de emperadores o papas, y en él se basarán la mayoría de los proyectos que se sucederán en este sentido, sobre todo desde el lado protestante, que será el más partidario de la unidad europea.

Los ejércitos permanentes y los impuestos regulares contribuyen a la creación de los primeros estados nacionales.Al igual que el galicanismo y el anglicanismo lucharán por establecer iglesias nacionales separadas de Roma.

Podiebrad, rey de Bohemia, propone que los estados formen una asociación, con vistas a asegurar la paz en la cristiandad, asegurándose asistencia recíproca y un arbitraje para solucionar conflictos internos.

Napoleón: Europa unida pero si mando yo.

Napoleón: Europa unida pero si mando yo.

2 La Europa cosmopolita

2.1 El nuevo universo

Si el eje de la nueva Europa ya no es el Papa, qué idea laica lo podrá suceder? Reformistas, humanistas y monarcas se apoyan para acabar con el poder feudal y papal.  La razón va a sustituir a la fe, y además contará con un acelerador prodigioso: la invención del papel y la imprenta permitirá propagar las nuevas ideas sin la mirada censora de los clérigos.

Europa se definía como la parte civilizada del mundo, con fronteras con los bárbaros africanos y asiáticos. Desde 1492, se lanza poderosa  a la conquista del Nuevo Mundo.

El gran eje europeo lo forman ahora Inglaterra, Francia y Alemania. Encima los escandinavos, abajo los latinos.

2.1 La exigencia de universalidad

Carlos V intentó anacrónicamente resucitar una monarquía universal. Fue la época en la que el español Francisco de Vitoria y otros fundan el derecho internacional público. El holandés Hugo van Groot (Grocio) es el padre del derecho de gentes moderno (el derechho de los estados). Emerico Crucé cree que la paz, y no la guerra, debe ser el estado normal de la humanidad, y pide a Luis XIII que promueva entre los demás soberanos (cristianos o no) una organización destinada a asegurar la paz perpetura mediante el arbitraje, siendo Venecia el lugar estable de la organización.

El duque de Sully propuso a Enrique IV el plan de favorecer un imperio alemán fuertemente unificado y aliado de Francia como contrapeso de la España invasora.Germanos, galos y francos unidos como en tiempos de Carlomagno. En total, habrían 15 estados: la Santa Sede, el Imperio Romano-Germánico, Francia, España, Inglaterra, Hungría, Bohemia, Polonia, Dinamarca, Suecia, Lombardía, Venecia, Italia, Bélgica-PaisesBajos, la República Helvética. Los turcos podrían también ser admitidos si se convierten a una de las tres religiones europeas: católica, luterana y calvinista. La única ley posible entre los Estados es la del respeto mutuo, fundado en el egoísmo bien entendido.

Richelieu, en cambio. sostiene que si se consigue equilibrar las soberanías europeas, ya no será necesaria ninguna organización para garantizar la paz. Mazarino, discípulo de Richelieu, participa en 1648 en los tratados de Westfalia, que ponen fin a toda tentativa de hegemonía imperial y aseguran una paz basado en el equilibrio. Pero Francia salió fortalecida, y Luis XIV no desaprovechó la ocasión de desequilibrar la balanza a su favor.

William Penn, cuáquero inglés, propone en 1693 una sociedad de estados europeos con poderes relativos según su importancia demográfica y económica.  12 delegados para Alemania, 10 para Francia y España, 8 para Italia, 6 para Inglaterra, 4 para Polonia, Suecia y las Provincias Unidad, 3 para Venecia y Portugal, etc. Los debates se harían en latín, lengua del derecho, o en francés, lengua de los hombres cualificados.

2.3 Hacia una catolicidad racional

Leibnitz era un apasionado de la unidad de todo el género humano, pero bajo el mando de un Emperador, no como dictador, sino como árbitro supremo.

El abate de Saint-Pierre, demasiado cauto y conservador, propone un Senado europeo que resida en Estrasburgo o Dijon. La unidad europea sólo se podrá basar en la soberanía del derecho. Rousseau, en esa línea, afirmaba que los los monarcas son naturalmente imperialistas en lo exterior y despóticos en lo interior.

Bentham da al proyecto europeo el toque práctico y utilitarista del interés bien entendido. Propone la reducción del armamento y la creación de una asamblea internacional y un tribunal de arbitraje. Y curiosamente pide a todos los países que abandonen sus colonias, motivo de discordia sin fin y obstáculo para la libertad de comercio por sus trabas proteccionistas.

2.4 Soberanía del derecho o derecho de las soberanías

Washington, en carta a La Fayette exponía: “Un día, bajo el modelo de los Estados Unidos de América, de constituirán los Estados Unidos de Europa”.

Y llegamos a Napoleón, quien dice “Yo no he sucedido a Luis XIV, sino a Carlomagno“, pero es consciente de que no ha recibido su poder de Dios, sino de los hombres, del pueblo, de la Revolución Francesa. La idea es una unidad europea pero con una potencia protectora (Francia, por supuesto). Napoleón insiste en la idea: “Sólo habrá tranquilidad en Europa cuando ésta tenga un sólo jefe, bajo un solo emperador, que tuviera por oficiales a los reyes”.

Kant fundamenta la sociedad internacional sobre las únicas bases sólidas que pueden ofrecérsele: las de la soberanía del derecho. Los Estados sólo pueden salir del estado de guerra renunciando a la libertad anárquica que hay en la Naturaleza para someterse a la sujeción de las leyes públicas. Para lograrlo, lo mejor es un sistema federativo de Estados Libres.

Proudhon, el padre del federalismo

Proudhon, el padre del federalismo

3 La Europa de las nacionalidades

3.1 Los soberanos y los pueblos

Despues de Carlomagno, Napoleón fue el primero en organizar “su” Europa. Su caída supuso el fin del predominio francés frente a la supremacía naval británica, el germen de Prusia y el amanecer ruso. La Santa Alianza supuso un pacto místico para restaurar la Europa prerrevolucionaria.

Saint-Simon, además de ser un apasionado de la construcción de canales, decía que Europa sólo existió como unidad durante el cristianismo medieval. La nueva Europa ya no podrá basarse en el absolutismo que defendía el abate de Saint-Pierre sino en la razón, el interés general y el sistema parlamentario a la ingles, elegido por todos los ciudadanos que sepan leer y escribir y que tengan suficientes tierras. El núcleo de la Europa futura será la unión de Francia e Inglaterra, los países pasarán a ser meras provincias.

August Comte fue secretario de Saint-Simon. Proponía una república occidental compuesta por las cinco grandes potencias: Francia, Alemania, Gran Bretaña, Italia y España. Y añade como asociadas las naciones escandinavas, los Países Bajos, Bélgica, Portugal y Grecfia. La capital, por supuesto, estará en París.

3.2 Romanticismo y nacionalidades

La Europa de los reyes va a sucumbir ante la Europa de los pueblos, que son los que detentarán ahora la soberanía. Y todo por culpa de la Revolución Francesa. Curiosamente, los liberales más patriotas serán también los europeos más convencidos. Aparece la gran contradicción: ¿las naciones que han conquistado la soberanía la cederán para crear una Europa en la que perderán soberanía?

El poeta Lamartine, como tantos otros,  defendía que Europa solo se podría producir en torno al eje Francia-Alemania.

Tras la Revolucion de 1848, habrán al menos tres Europas opuestas: la de los reyes (poderosa y agresiva), la de los republicanos y la de los proletarios (que amenaza en le horizonte).

3.3 Proudhon y la idea federalista

Para Proudhon, la Revolucion Francesa está por acabar: la libertad, igualdad y fraternidad no serán más que mentiras si no se cambia el régimen de propiedad. Además, los estados se han vuelto centralistas y homogéneos, con fronteras muy rígidas, despóticas hacia dentro e imperialistas hacia fuera. La verdadera nación ha de ser la provincia, el verdadero estado el municipio. La condición óptima para una Europa federada es que sus estados sean federados.

3.4  El derivativo internacionalista

En el siglo XIX, el liderazgo europeo lo marcaban la banca inglesa, la ciencia alemana y el arte francés. El proteccionismo es visto como un modo de preparar la guerra, mientras que el librecambio, la concurrencia y el negocio favorecerá a todos los países.

Los obreros ven al nacionalismo como algo burgués, porque sólo beneficia a los ricos y poderosos. Marx dijo: “los proletarios no tienen patria”, aunque luego deseó la victoria alemana en la guerra franco-alemana de 1870.

Antes de la I Guerra Mundial, Europa se divide dos alianzas muy igualadas:

  • Alemania, Austria e Italia
  • Francia, Gran Bretaña y Rusia

Ya entonces se decide crear un tribunal de arbitraje en La Haya. En el Congreso de Ciencias Políticas de 1900 en París, Anatole Leroy-Breaulieu preconiza una confederación de estados siguiendo el modelo suizo o la antigua confederación alemana. En ella podrían entrar Turquía como punta de Europa, y Rusia como necesaria para el equilibrio europeo. No así Gran Bretaña, ya que su Imperio es mundial y no europeo.

mapa

4 Europa en marcha

4.1 Después del desastre

Tras la I Guerra Mundial (1914-1918) se crea la Sociedad de Naciones basada en la buena voluntad entre los estados y la asociación económica manteniendo siempre la soberanía nacional  de cada uno de ellos. La ausencia de Rusia y USA hicieron de la SdeN un órgano predominantemente europeo.

Los conflictos europeos eran más frecuentes en Europea que en otras partes del globo. El conde austro-húngaro Richard de Coudenhove Kalergi proponía, para evitar esta realidad,  la creación de la Unión Pan-Europea.

4.2 ¿Europa de grado o a la fuerza?

En 1926, un grupo de economistas y hombres de negocio fundaron la Unión económica y aduanera europea. En 1929, el ministro francés Arístides Briand pasó a presidir la Unión Pan-Europea, proponiendo una asociación económica federal sin menoscabo de la soberanía de ninguna de las naciones.  Gran Bretaña se mantuvo al margen. Y Alemania e Italia estaban en pleno subidón nacionalista, de modo que no compartían el entusiasmo europeo. Aunque Hitler sí estaba interesado en Europa como espacio vital que conquistar. “El sentido de esta guerra es Europa”, repetía Goebbels.

Mientras, Churchill lanzaba en 1940 la extraña propuesta de unir Gran Bretaña y Francia.

4.3 Unirse o perecer

Tras la II Guerra Mundial, la Alemania dividida en dos y ocupada por cuatro potencias simbolizaba la división y la dependencia del continente. En 1947, 16 países europeos fundan la Organización Europea de Cooperación Económica para repartir los créditos del Plan Marshall.

Sustituyendo a la fracasada Sociedad de Naciones, en 1945 se crea la ONU  dirigida por los cinco grandes: USA; URSS, China, Francia y Gran Bretaña. Europa había perdido la supremacía. Era cuestión de unirse o perecer. Con este fin, se sucedieron distintos organismos: en 1946 la Unión Europea de Federalistas, y en 1947 el Comité Internacional de Estudios y de Acción para los Estados Unidos Socialistas de Europa, el United Europe Movement, la Unión Parlamentaria Europea y el Comité Internacional de Coordinación de los Movimientos por la Unidad Europea.

Había entonces varias tensiones:

  • los unionistas, opuestos a que los estados pierdan soberanía, y los federalistas, que querían una federación con poderes propios.
  • los socialistas y los liberales

En 1949 se da una paso adelante al crearse el Consejo de Europa, formado primero por Francia, Gran Bretaña y Benelux, a los que se unieron Irlanda, Dinamarca, Italia, Noruega y Suecia.

4.4. La batalla de los federadores

El primer gran éxito de Europa fue la creación en 1951 de la Comunidad  Europea del Carbón y del Acero (CECA), a propuesta de Francia, y formada también por Alemania, Italia y Benelux. Se trata de la primera institución europea con carácter supra-nacional.

En 1949 se crea la OTAN, pero en 1952 también se constituye a nivel europeo la Comunidad Europea de Defensa. Pero en 1954, la propia Francia se echó atrás. Se quería integrar a Alemania en la construcción europea, pero no estaba claro cómo.

El 25 de marzo de 1957,  en el tratado de Rom, se constituyen la Comunidad Económica Europea (después Mercado Común, después Unión Europea) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom), ambas con sede en Bruselas. Un Parlamento Europeo se ocuparía de estos dos organismos y además de la CECA.

4.5 A la espera de la Europa de los pueblos

En 1958, en pleno drama argelino, Charles De Gaulle llega al poder. Y de paso se muestra hostil a cualquier forma de Europa organizada. Eso sí, estrechó los lazos con el canciller alemán Adenauer para demostrar quienes eran los dos países que mandaban en Europa. Primero Francia, segundo Alemania. Pero eso es lo que temían precisamente otros países europeos, la supremacía franco-alemana. En ese sentido, una entrada de Gran Bretaña en el mercado común equilibraría algo la situación y de paso aseguraría el apoyo de la OTAN. Pero precisamente Gran Bretaña argumentaba que su labor en la Commonwealth y su especial relación con USA imposibilitaban una mayor integración política en Europa.

Las exigencias de Gran Bretaña iban en la línea de crear un viejo librecamismo donde los banqueros pudieran encontrar su beneficios, pero no los pueblos. Europa no iba por ahí, sino por una unión económica real que se habría de convertir en política. Una simple unión aduanera tampoco era suficiente.

En 1962 se consiguió firmar un acuerdo sobre política agrícola común. En 1965 se desemboa en la fusión de las tres entidades europeas existentes: la CECA, la CEE y Euratom.

El paso final fue la creación en 1993 de la Unión Europea,  compuesta por 28 Estados europeos. Ya no era una organización económica, sino plenamente política.

La verdad es que nunca ha existido ningún “patriotismo europeo”, la idea de Europa es una idea de élites, incluso de mercaderes, según dice una parte de la izquierda. Primero fue una idea de lo reyes, luego de la burguesía, pero nunca del pueblo.

Eso sí, entre todos los hombres del mundo, el europeo es el que ciertamente se ha mostrado, hasta el presente, más intrépido, más emprendedor, más enamorado de la libertad y la responsabilidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on August 24, 2014 by in historia, Ideologías and tagged , .
%d bloggers like this: