Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

Joan Gomis: Calvino, una vida por la Reforma

calvino

Calvino fue un hombre introvertido y tímido, de aspecto frágil y mala salud. Aun así, influyó en la modernidad e incluso ha sido visto como origen del espíritu del capitalismo.

El siglo de las reformas

En el siglo XV; el mundo estaba dominado por blancos cristianos, y esa unidad se quería preservar expulsando a los judíos en España o luchando con los turcos en Hungría. En 1517 Lutero proclamó sus 95 tesis en Wittemberg. En 1531 Enrique  VIII se proclamaba jefe supremo de la Iglesia en Inglaterra. En 1536 Calvino publica la primera versión, en latín, de su Institución de la religión cristiana. En 1545 se convoca el Concilio de Trento. En 1562 comienzan las guerras de religión en Francia. Cuando termine el siglo, el cristianismo se ha dividido en católicos y protestantes, y éstos en luteranos, reformados y anglicanos.

La Reforma triunfó por la ceguera de los católicos a aceptar el descontento reinante y la necesidad de cambios. Cambios que ya pedían Erasmo de  Rotterdam,  John Wyclif en Inglaterra (pionero del libre examen) o Jean Hus en Praga (ejecutado en 1415).

Hasta ahora, el clero se ocupaba de interpretar a Dios, pero parecía más lógico ir a la fuente, la palabra de Dios, la Biblia, y prescindir de los intermediarios. Hasta ahora, la amenaza del infierno evitaba las discrepancias. Pero las indulgencias, muy relacionadas con la salvación o la condenación, fueron la chispa que encendieron la hoguera de la Reforma.

El alto clero era cortesano, absentista y amante del ruido de monedas. El  bajo clero estaba intelectualmente poco preparado y acostumbrado a vivir en concubinato, un 30% en muchas zonas, hasta el punto que era algo considerado normal por los feligreses.  En general, tenían una conducta contraria a Jesucristo. Los reformadores quisieron reformar la doctrina pero también la vida.

Las indulgencias otorgaban la remisión de las penas del pecador a cambio de dinero. Una legión de viajantes de comercio se lanzaron a colocar la nueva mercancía entre los feligreses. De este pequeño pero escandaloso gancho supo tirar Lutero para plantear los grandes problemas, que se materializaron en su triple lema sola gratia (sólo Dios salva), sola fides (sólo la fe salva, no las buenas acciones), sola scriptura (sólo la Biblia es fuente de doctrina cristiana). solus Christus (Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre)

La paz de Augsburgo de 1555 consigue que en Alemania sean aceptadas tanto la religión católica como la protestante. En Francia, en cambio, se dan entre 1559 y 1598  las guerras entre católicos y hugonotes (calvinistas), si bien el país queda en su mayoría del lado católico. Las iglesias tenían una mentalidad luchadora, como también la tuvo la contra-reformista Compañía de Jesús, fundada en 1534. Los calvinistas vencieron en Suiza y en Escocia (gracias a John Knnox) y los católicos se mantuvieron en España e Italia. Inglaterra quedó anglicana. Los países bálticos y escandinavos se decantaron por Lutero.

Infancia en Noyon. Un buen estudiante.

Jean Cauvin (Juan Calvino) vivió entre 1509 y 1564. Nació en Noyon, 100 kms. al Norte de París. Su salud fue siempre débil y tuvo numerosas y graves enfermedades a lo largo de toda su vida, lo que le generó un carácter bastante tristón.

Estudió en colegios muy severos, pero a Calvino no le importaba porque le iba la marcha.Estudió mucha filosofía y teología. En 1533 de doctoró en Leyes. Su primer libro es De Clementia, un estudio sobre la conocida obra del estoico Séneca, en el que Calvino defiende la austeridad moral. Parece que ambos comparten también la idea de la providencia y la predestinación, lo cual supone que cuando nacemos Dios ya sabe quién se salvará y quién no, y que el éxito en la vida es una señal de haber sido elegidos. Es como decir: si juego a la ruleta y gano es la demostración de que estaba predestinado a ganar. El espíritu del capitalismo, según Max Weber, defiende lo mismo: el capitalismo premia a quien se lo merece.

Navegación hacia el puerto

Parece que Dios ha sacado a Calvino de su naturaleza basada en el recogimiento y el sosiego, para convertirlo en un predicador público de la nueva Reforma. Esa fue su gran contradicción. En 1534 renuncia a los beneficios eclesiásticos de los que disfrutaba, al parecer porque no quería nada que viniese de la Iglesia de Roma.

En su segunda obra, De psichopannychia ataca a los anabaptistas, más radicales que los luteranos, y defensores de la llegada inminente del Reino de Dios. Viaja a Basilea, donde contacta con gentes destacadas de la Reforma y empieza a dar forma a su doctrina, por ejemplo defendiendo que hay que recuperar el Evangelio. La Reforma en esa primera época no quería destruir la Iglesia para crear una nueva, sólo quería reformar la existente. En julio de 1536 se establece en Ginebra, que será la ciudad de su misión, de su vida.

Un hombre, un libro

La Institución de la Religión Cristiana será la gran obra escrita de Calvino. La primera edición es de 1536 y la última y definitiva de 1559, pasando de 6 a 80 capítulos. El prólogo, dirigido a Francisco I, Rey de Francia, explica la nueva doctrina y defiende a los injustamente perseguidos por defenderla.

Calvino pertenece por la edad a la segunda oleada de la Reforma, siendo primera la de Lutero, cuya máxima aportación fue devolver la prioridad a la relación directa del hombre con Dios, y por tanto disminuir la mediación clerical.

Se trata de un libro pesimista con el hombre, a quien considera hipócrita, abominable, perverso y corrupto a ojos de Dios. Y eso que Dios dió al hombre dos Leyes: una impresa en el corazón (la conciencia) y otra escrita (la Biblia). Menos mal que Dios lo tenía ya todo pensado (predestinado) antes de la creación del mundo. momento en que decidió en su infinita bondad quien entraría a formar parte del reino de Dios y quién no. Se siente.

En cuanto a los sacramentos, Calvino los reduce a sólo dos: el Bautismo y la Cena del Señor (la Comunión), porque son los únicos presentes claramente en el Evangelio. Son falsos sacramentos, por tanto, la Confirmación, la Penitencia, la Extremaunción, el Ordenación de sacerdotes y el Matrimonio.

Calvino recomienda una conducta austera y moderada (sus ideas no parecen estar hechas para los países mediterráneos). Reprocha sobre todo a la Iglesia Católica haberse atribuido un poder que no era suyo, atreverse a cambiar la palabra de Dios.

El poder político ha de colaborar para que la verdadera religión no sea maltratada en público. Empieza a oler a represión de los que opinen diferente.

Muro de la reformadores, en Ginebra. De izquierda a derecha William Farel, Juan Calvino, Theodore Beza y John Knox.

Muro de la reformadores, en Ginebra. De izquierda a derecha William Farel, Juan Calvino, Theodore Beza y John Knox.

Fracaso junto al Leman

En 1536, Ginebra consiguió independizarse de Saboya, de su obispo católico, de su clero corrupto que vivía en lujuria y adulterio, y votó en masa que quería vivir según el Evangelio y la palabra de Dios. Eso significa que se prohibieron los bailes en la calle. En las tabernas se prohibieron las blasfemias,  los juegos de cartas y dados, y la venta de bebidas a partir de las 9 de la noche. Y se obligó por decreto a todos los ciudadanos a ir a misa bajo pena de multa. Ya se sabe: Mucha Religión, poca Diversión. Como medida positiva, se hizo obligatoria la instrucción pública por primera vez en Europa.

El principal predicador ginebrino, Guillaume Farel, convenció a Calvino que se quedase en Ginebra.Pronto se notó su modo de ser autoritario e impetuoso, que lo acababa situando siempre en primera fila a pesar de su timidez. Pronto se establecieron supervisores por barrios (al estilo de los CDRs cubanos o los barbudos de Irán) para denunciar las faltas y vicios de los ciudadanos. Calvino redactó una Confesión de fe, la cual debían jurar todos los ginebrinos so pena de perder la ciudadanía e incluso tener que abandonar la ciudad. Se estaba creando en la ciudad un gobierno de predicadores.

Pero esta primera estancia en la ciudad junto al lago Leman acabó en fracaso, ya que el Consejo acabó expulsando por plastas a Calvino y Farel de la ciudad.

Ginebra: la lucha por la disciplina.

Calvino se instaló en Estrasburgo, ciudad que  tenía en aquellos años una fuerte comunidad de protestantes franceses refugiados. Se casó en 1540 con Idelette de Bure, gran soporte para su soledad. Pero Calvino acabó volviendo a Ginebra, donde ejerció una labor político-religiosa, ya que cambiar la mentalidad religiosa suponía una subversión social. Se instauró la excomunión como norma, lo cual ponía al excomulgado al margen de la sociedad, en privación de ciudadanía en incluso en exilio de la ciudad.

Uno de los cambios de la Reforma era el rechazo de la organización eclesiástica existente: papas, obispos, sacerdotes, monjes…  El luteranismo defendía la Iglesia invisible, la fe por encima de la organización. más en lo individual que en lo colectivo, más en la religión que en la política.

A su izquierda, los espiritualistas eran aún más individualistas y anti-autoritarios, más radicales en el libre examen , lo cual lógicamente creaba un grupo heterogéneo de grupos de creyentes. Esto se puede detectar en la gran cantidad de sectas que hay ahora en Estados Unidos. No sólo mormones, cuáqueros, adventistas, testigos de Jehová, metodistas, sino infinidad de pequeñas Iglesias dirigidas por un sólo párroco, e incluso fenómenos como los telepredicadores. Un  cachondeo, vaya.

Mientas, en Ginebra se estaba consolidando el poder de la burguesía. Y volvieron los supervisores callejeros al estilo de la Stasi de la RDA, que velaban por la recta conducta de las costumbres morales, religiosas y políticas de los ciudadanos. La austeridad y rigor de la Reforma iba en serio. Esta austeridad influyó aún más entre los puritanos (no olvidemos que el Mayflower que colonizó América del norte iba cargadito de puritanos WASP)

Además de todo lo que ya se había prohibido, se prohibieron los cantos deshonestos, las borracheras y a los novios que se agarraban demasiado les podían caer varios días de prisión. Eso sí, Calvino predicaba con el ejemplo de la rigurosa austeridad de su vida personal, que sufrió un duro golpe cuando perdió a su mujer en 1549.

Miguel Servet. Ardió en la hoguera por disputas teológicas con Calvino.

Miguel Servet. Ardió en la hoguera por disputas teológicas con Calvino.

Ginebra: el combate doctrinal

Calvino quería convertir Ginebra en una nueva Jerusalén. Pero se encontró con la oposición de los autodenominados “patriotas” (anti franceses), a los que los reformadores llamaban “libertinos” porque querían disfrutar de la vida. En las elecciones de 1555 los  libertinos pierden la mayoría en los Consejos de la ciudad, que pasan a poder calvinista.

La línea de pensamiento de Calvino se basa en la de Lutero, pero yendo mas allá. Recibe también la influencia de Zwinglio o Bucer. Con los espiritualistas, los anabaptistas y los anti trinitarios y en concreto Servet, los desacuerdos son mayores.

La Iglesia Católica reaccionó con la Contrarreforma, creando en 1540 la Compañia de Jesús de Ignacio de Loyola. Una de sus principales realizaciones fue el Catecismo Católico para marcar el camino a los fieles. Calvino ironiza con algunas supersticiones romanas: si se juntaran todos los restos de la cruz donde murió Jesucristo, se podría construir un barco.

Todas las sectas cristianas del siglo XVI creían que hay una sola verdad religiosa, la suya, por la cual es lícito combatir y matar. Miguel Servet, hijo de aragonés y francesa, estaba en contrato del bautismo a los niños (como los anabaptistas), lo cual, dicho sea de paso, es lógico, porque un bebé no tiene por qué entender de religión. Servet también dudaba de la divinidad de Cristo y no creía en la Trinidad (también es lógico, porque las palomas no suelen ser dioses).  Servet fue declarado hereje por sus ideas y sentenciado a la hoguera junto con sus libres. Calvino, que era un tipo guay, pidió que no se lo quemase, sino que se lo decapitase. Calvino, hombre dogmático y autoritario, no entendía las críticas al ajusticiamiento de Servet: “nuestros magistrados han llegado a tal punto de su locura que ponen en duda todo lo que digo”.

Calvino por esta época era todo un catálogo de enfermedades: trastornos circulatorios, hemorroides, ulceraciones, gota, reumatismo, cálculos renales. Todo ello le ahoga, escupe sangre, sufre un gran dolor, tiene espasmos febriles. Vaya, que actualmente no lo aceptaría ninguna mutua con un poco de sentido común. Pero a pesar de todo ello, no interrumpe su trabajo jamás

Los últimos años

La Ginebra de Calvino atrae a reformados de varios países de Europa. En 1556 llega al trono español Felipe II, que favorece  la Contrarreforma (fenómeno mediterráneo), la Inquisición y la formación de élites con los jesuítas. En los países mediterráneos los años 50, 60 y 70 fueron de terror para los protestantes y los judíos. En 1559 Paulo IV crea el famoso Índex de libros prohibidos.

La reforma, en cambio, fue obra de centro europeos. Calvino crea en Ginebra una Academia,que es una Universidad para formar unas élites religiosas y políticas afines a sus doctrinas, y también para atraer e influir en el exterior. Uno de sus discípulos fue John Knox, quien se refugió en Ginebra durante el reinado de María Tudor, y que posteriormente llevó a Escocia la reforma calvinista.

Calvino deseaba la unión con el luteranismo, el anglicanismo y los reformistas suizos. Pero el luteranismo se sentía como una Iglesia nacional alemana, igual que se veía el calvinismo como un fenómeno nacional suizo. A la muerte de Calvino ya estaban prefijadas las tres grandes tendencias protestantes: la luterana en Alemania y Escandinavia, la anglicana en Gran Bretaña (sin posibilidad de crecer, porque supuso básicamente la sustitución del Papa por el rey) , la calvinista en Suiza, el Rhin, los Países Bajos, Escocia y en partes de Francia (los hugonotes), Hungría y Polonia. En 1557 el 10% de los franceses seguían las escuelas reformadas calvinistas. En 1562 se permitió a los protestantes celebra su rito, pero fuera de las ciudades. Pero finalmente fueron masacrados.

Calvino pidió que “no cambiéis nada o innovéis”. Curioso en un pensador que había puesto a la Iglesia Católica patas arriba. Se supone que él podía innovar, pero los demás no, seguramente porque creía que Dios hablaba por su boca. Sobre su doctrina decía que “no hay nada mío, sino que hablo por boca del Maestro”, A pesar de esta soberbia, hay que reconocer que Calvino fue básicamente un hombre modesto. De hecho, pidió que lo enterraran sin lápidas ni indicaciones de dónde estaba enterrado.

Huellas en la Historia

Las grandes novedades de la Reforma no las aportó Calvino, sino Lutero, con su cuatro principios: sola gratia, sola fides, sola scriptura, solo Christo. El protestantismo reivindica el libre examen y relativiza el papel de la Iglesia,  lo cual podía dispersar conciencias y alentar las divisiones. Protestantes y Calvinistas coinciden en el papel central de Jesucristo, la justificación por la fe y la autoridad soberana de la Escritura.

Lo que hace bien Calvino es unificar las tentativas dispersas en un dogma coherente. Funda una Iglesia nueva, le da un centro (Ginebra), un jefe (él mismo), unos cuadros muy organizados, un catecismo y una fe. Los puritanos se habían separado del anglicanismo inglés al acercarse a las iglesias reformadas presbiterianos, y llevaron su doctrina  a las colonias inglesas de América del Norte. El calvinismo también fue la base de presbiterianos, congregacionistas y bautistas.

Un tema importante fue el de la “predestinación”, que para algunos supone el centro de la teología de Calvino, si bien esta idea ya se encontraba en Lutero e incluso en Tomás de Aquino. Para Calvino, la predestinación no tenía que ser algo angustioso, significaba que la salvación estaba en manos de los designios amorosos y dignos de confianza de Dios. Y a los no predestinados que les den morcillas.

Calvino creó en Ginebra un régimen de policía eclesiástica. Luchó por conseguir una coherencia entre fe y vida. No entiende a personajes católicos como Don Juan que, después de llevar una vida de lujuria, se arrepiente al final de sus días. Tampoco entiende a Lutero cuando dice: “peca fuertemente, pero cree más firmemente” (no sé qué opinaría su psiquiatra de este comentario).

Lutero, Calvino y otros reformadores comparten la angustia por su salvación, el terror de condenarse. Pero no la habían inventado ellos, ya que la Iglesia ha insistido desde siempre en la dificultad de alcanzar la salvación personal. Uno de los objetivos de Calvino fue ayudar a los humanos a luchar contra estas angustias. Algo parecido a la lucha contra el sufrimiento de los budistas, sólo que éstos la quieren en vida, no tras la muerte.

Lo que sí valoraba Calvino era la utilidad, la eficacia. lo práctico, la seriedad, la sobriedad, la coherencia, la educación, el recelo ante las alegrías dionisíacas. La ética protestante y el origen del capitalismo de Max Weber es la principal responsable de la extendida idea de que el calvinismo ha estado en el origen del capitalismo y ha sido uno de sus motores y legitimadores. Aunque Weber trata en su libro más del puritanismo que del calvinismo. Pero Weber le da mucha importancia a la predestinación. La pregunta era si se pertenecía a los elegidos y si se estaba seguro de ello.

Estas preguntas podrían conducir al fatalismo, pero no era así. El que tiene conciencia de elegido busca en su su vida la comprobación práctica de haber sigo elegido: la austeridad, la disciplina y el rigor en el obrar se aplican a la vida profesional, que adquiere valor ético y religioso. La acción es mejor que  la contemplación católica. en fin, para el creyente trabajar bien y mucho, y alcanzar resultados visibles de ello, es un modo de combatir la angustia por las dudas de si uno es elegido.

Un hombre con las virtudes calvinistas es muy útil para una civilización capitalista. Un hombre que desprecia el lujo y los gastos innecesarios consigue ahorro y acumulación de capital productivo, que se reinvertirá con finalidades productivas.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on September 14, 2014 by in religión and tagged , , , .
%d bloggers like this: