Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

André Gluksmann: El undécimo mandamiento.

gluksmannUn intelectual francés suele ser alguien pedante y pesado que escribe para lucirse y para que le entienda la menor cantidad de gente posible. Gluksmann es uno de ellos. Su prosa se basa en el juego de palabras más que en la profundidad de ellas. Como muestra un botón, en el que utiliza un triple salto mortal para no decir nada:  “El naufragio de cada uno descubre el conjunto de los naufragios como conjunto en naufragio”.

Y, como no, cita a Baudrillard y su simulación, que es el concepto básico para todo intelectual francés críptico que se precie. Hijo de judíos austriacos, participó como maoísta en mayo del 68, y siguió después el camino de otros muchos intelectuales que acabaron en la derecha, apoyando por ejemplo a Sarkozy o defendiendo la invasión de Iraq porque tenía armas de destrucción masiva.

Aún así, buceando entre las frases autocomplacientes, encontramos algunas cosas interesantes, sobe todo al principio, pues conforme avanza el libro nos embarga un gran cansancio. Este libro lo consagra a desenmascarar filosóficamente a los integrismos: fascistas, comunistas e islamistas. A cambio, pone como víctimas del integrismo a los judíos, los norteamericanos, y la burguesía, a los que defiende.

Gluksmann dice que la historia no ha llegado a su fin con el triunfo del liberalismo, como proclamaba erróneamente Fukuyama. La caída el muro de Berlín parecía poner fin a todos los conflictos de la Historia en 1989, pero en 1990 ya teníamos la Guerra del Golfo y en 1991 el atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York. La historia no había finalizado.

La I Guerra Mundial

Gluksmann fija su mirada en la I Guerra Mundial. El país vecino puede que no sea tan malo, pero me pongo en lo peor y me prevengo y me defiendo de él, como si fuera de otro mundo. Cada facción excluye totalmente el cosmos del adversario. Un militar norteamericano creó la famosa frase “Right or wrong, my country“, que ejemplifica esta posición. Lo inhumano parece que es lo más humano. La I Guerra Mundial es incomprensible, inexplicable, se dio entre los pueblos más cultos, humanistas, ricos, civilizados, democráticos. ¿Por qué fue tan larga, tan cruel?

Occidente promociona su cultura entre los pueblos colonizados, que pierden sus tradiciones, sus costumbres, sus estructuras sociales, generando el caos. Iraq es un caso claro. El integrismo surge entonces como insurrección anti-Occidental. Desde Mauritania a Pakistán, desde Sudán a Malasia, no es del todo seguro para un ciudadano blanco pasearse por la calle.

El integrismo

El integrismmo busca la pureza perdida, lo universal, lo eterno, el retorno al paraíso perdido. El integrista antes vivía alienado, por lo que no vivía, es mejor que ofrezca su vida por ese paraíso.

Los sunitas parecen más peligrosos que los chiítas, aunque estos son los que más preocupan a Estados Unidos e Israel por sus beligerancia a favor de los palestinos y por sus coqueteos con la energía nuclear. Es un error, los sunitas desean un califato (como está demostrando ahora, en 2014, el Estado Islámico de Siria e Iraq), lo cual sería una blasfemia para los chiítas. Además, los sunitas se han destacado en los últimos años, por su crueldad en atentados indiscriminados contra civiles sobre todo chiítas

El alemán nazi fue humillado en Versalles, el ruso representaba la Europa analfabeta y vejada, el musulmán remonta las ofensas recibidas a las cruzadas, la colonización y la creación del Estado de Israel. Hay un resentimiento de fondo por las humillaciones históricas sufridas, que lleva a la angustia. La angustia es un miedo indeterminado, no es un miedo a algo concreto.

Gluksmann definde a figuras como Sholzenitzin, que han sabido luchar contra el totalitarismo estalinista.

Los enemigos del integrismo

El antisemitismo y el antiamericanismo (AmeriKKKa) son unas de las ideología más difundidas y duraderas. Nazis, comunistas e islamistas se entregan a ella. El judío tenía prohibida la propiedad de bienes raíces, estaba excluido de la cultura dominante, era siempre extranjero, todo ello lo llevaba a una dedicación basada en el movimiento del capital. El judío es atacado como rata apestosa, microbio, el gran infectador del género humano. El que conspira en la sombra contra la humanidad.

La burguesía es el diablo para la Escuela de Frankfurt, Adorno, Horkheimer, los intelectuales franceses, la New Left inglesa, los trostkistas, la China de Mao, los cubanos, los ecologistas. Todos ellos afirman que la sociedad burguesa ha de desaparecer porque es imperfecta debido a sus contradicciones. Pero, extrañamente, la sociedad burguesa se niega a desaparecer.

Gluksmann profesa admiración por Heidegger, el pensador del siglo, a pesar de su pasado filonazi del que nunca llegó a abjurar. A partir de la mitad del libro, el autor se pierde en la filosofía y la  mitología griega.

Hacia el final, una reflexión lúcida: ¿cómo pueden todavía los judíos creer en un Dios todopoderosos y benefactor tras Auschwitz? La teología judía sostiene que Dios es el actor todopoderoso de la Historia. Las más grandes catástrofes de la historia judía se han interpretado como el castigo de una Israel culpable, generalmente por adorar otros dioses. Cómo mantener este punto de vista si no es considerando a Hitler y las SS como instrumentos de la voluntad divina?.

Algunos dicen que  “todo lo humano me interesa”. El  autor, pesimista, comenta que “el hombre es el lugar de lo inhumano”. Como colofón, Gluksmann define su 11º mandamiento, que da título al libro, mezclando las dos proposiciones: “Que nada de lo que es inhumano te sea extraño”.

Hay que mostrar el mal, enseñarlo a la humanidad, y combatirlo, hay que ser intervencionistas contra el mal. De otra manera, habrá vencido el nihilismo que nos impele a la inacción.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 19, 2014 by in filosofía, Política and tagged , , , , , , .
%d bloggers like this: