Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

Teresa Abelló y Enric Olivé: El conflicto entre la CNT y la familia Urales-Montseny, en 1928. La lucha por el mantenimiento del anarquismo puro.

revista-blancaFederico Urales fue un hombe polémico y con fama de soberbio.  En alguna ocación fue echado de algún local sindicalista por las ínfulas pequeño-burguesas que gastaba.

La Revista Blanca que impulsó fue la publicación anarquista española más culta, sólo comparable en el ámbito hispano al suplemento de La Protesta de Buenos Aires. No obstante, la ambición frustrada de Urales fue ocupar una posición parecida a la que ejercía Jean Grave dentro del movimiento anarquista francés.

Por otra parte, el estilo de Urales no era muy depurado y sufrió críticas muy pronto de pensadores anarquistas como José Prat o Ricardo Mella, sobre todo por el rechazo de Urales hacia la organización obrera y el anarco-sindicalismo, a los que consideraba desviaciones del anarquismo.

Después de la fogosidad revolucionaria del periodo 1917-23, el golpe de estado llegó a la CNT a la clandestinidad. Los problemas y las discusiones teóricas salieron a flote. La FAI había surgido en 1927 para defender la pureza libertaria decimonónica frente a los politicistas y los moderados. Instalado como granjero de éxito en Cerdanyola, Urales decide volver a la lucha en 1923 al volver a publicar La Revista Blanca, que duraría hasta 1935.

Urales se movía dentro de la legalidad, mientras que los los sindicalistas de la CNT con los que polemizaba lo tenían que hacer desde la clandestinidad. La familia Montseny no aceptaba la autoridad del Comité Nacional de la CNT, y critica consantemente la postura de su secretario general, Joan Peiró.

La familia Montseny entra en contacto con Max Nettlau, sabio anarquista austríaco. Netlau lee varias Novelas Ideales escritas por Urales para familiarizarse con el castellano, y defiende este tipo de publicaciones, de estilo y temática sencillos, orientadas a la educación anarquista del pueblo. Incluso propone, viendo el gran uso del catalán entre el pueblo, su traducción al catalán, gallego y vasco para darle más difusión.

A pesar de las críticas continuas hacia Urales, Max Netlau mantiene una gran amistad con él. Netlau se mostraba muy interesado por la importancia del anarquismo en una región industrial como era Catalunya, lo cual no era habitual.

Los sindicalistas acusaban a la familia Montseny de turbios manejos del dinero recaudado para ayudar a los presos cenetistas, cuya contabilidad no era pública. Y de dedicarse a ganar dinero mediante las publicaciones anarquistas. La CNT creó en 1928 un Comité Nacional Pro-Presos que coexistió un tiempo con las recaudaciones de La Revista Blanca, pero finalmente exigió a Urales que no interfiriese en el asunto.

La CNT llego a pedir el boicot a la familia Urales, tanto a nivel nacional como internacional. llegando incluso a acusar a Urales de delator por publicar los nombres de miembros del Comité Nacional, aunque este extremo no está del todo claro. La CNT se extraña del apoyo de Netlau a la famlia Montseny, a la que se tacha de “mercaderes del ideal”.

La polémica terminará con el fin de la Dictadura, pero seguirá planteándose durante toda la República, ya que no se trataba de temas formales, sino del dilema entre CNT y FAI, entre anarco-sindicalismo y anarquismo puro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 28, 2014 by in anarquismo, historia and tagged , , .
%d bloggers like this: