Palabra de Jorge

Lecturas, escuchas y reflexiones

Lily Litvak: Romero de Torres

julio

Pocas cordobesas se resistían a su mirada y su bigote.

Julio Romero de Torres, pintó a la mujer morena, sentada en el retrete, tirando de la cadena”. O mejor: “Julio Romero de Torres pintó a la mujer morena, con los ojos de misterio y el alma llena de pena”.

Fue muy popular y gran seductor, como pintor y como hombre. Pocas de sus modelos consiguieron salir de su estudio sin acabar enseñando una teta, si no dos.

Se comenta que un marido celoso mató a su mujer cuando se enteró de su cálido paso por el estudio del irresistible pintor.

 

 

naranjas

Naranjas y limones, 1928

Julio Romero fue un pintor singular, que ha sabido captar el alma de su Córdoba querida a través de una mirada simbolista. La copla, la guitarra, los gitanos, el flamenco, la mujer morena, la mujer con tacones, la mujer de ojos profundos que encierra mundos, los celos, la navaja en la liga, toreros, monjas, la muerte, la religión y el erotismo, todo eso y mucho más es Julio Romero.

En sus cuadros suelen haber mujeres hieráticas, intemporales, mientras a lo lejos se suceden paisajes metafísicos cercanos a  la pintura de Giorgio de Chirico,  jardines con plantas simbólicas o edificios prerrafaelitas.

Todo en la pintura de Julio Romero significa algo, simboliza algo. Su pintura, aparentemente realista, precisa siempre de una  segunda lectura. Y entonces sus cuadros se vuelven inquietantes, sorprendentes, sutiles  y geniales. Sus cuerpos tienden a un alargamiento muy a lo Greco.

ffdsfasdfdsafsd

Cante Jondo, 1929

También se atrevió a llenar de pechos desnudos y vello púbico retablos que antes sólo se utilizaron para mostrar vírgenes y santos. Lo profano y lo sagrado se mezclan, como las dos caras de la misma moneda, en un éxtasis que puede ser carnal o espiritual. O ambos.

En Madrid Julio Romero frecuentó muchas tertulias junto a Valle Inclán, Gómez de la Serna, Rusiñol y otros intelectuales de la época.

Murió en Córdoba en 1929. El día de su entierro se cerraron comercios, casinos y tabernas. Fue llevado a hombros mientras una lluvia de flores caía de los balcones. Detrás, 26 automóviles y cientos de asistentes.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on March 12, 2015 by in arte and tagged , , , .
%d bloggers like this: